SEGÓBRIGA

SEGÓBRIGA

martes, 16 de julio de 2013

LOS PUEBLOS CELTÍBEROS

LOS CELTÍBEROS

¿Quiénes eran los Celtíberos?

Los íberos ocuparon la franja mediterránea, desde Andalucía Oriental hasta el Languedoc francés. Los celtas eran las poblaciones bárbaras del occidente europeo que se asentaron en amplias áreas de la Meseta, el norte y el oeste de la Península Ibérica. Los celtíberos son los habitantes de la Celtiberia, un territorio situado en el reborde montañoso donde se encajan las cordilleras Ibérica y Central y sus zonas aledañas, donde se establecen las divisorias de las cuencas del Tajo, Ebro y Duero, es decir, la zona oriental de la Meseta Norte y el lado derecho de la cuenca media del Ebro (las actuales Guadalajara, Soria, La Rioja y el oeste de Zaragoza y Teruel).
Mapa situación de la CeltiberiaMapa de la distribución de los pueblos denominados celtibéricos

Ciudades y Viviendas

Los celtíberos se establecen lugares elevados y visibles, que refuerzan con murallas, torres defensivas y fosos. En el interior, las viviendas se organizan en torno a una calle o espacio central Las casas celtibéricas presentaban una planta rectangular, con una superficie de entre 40 y 50 metros cuadrados. Los muros se asentaban en un zócalo de piedra sobre el que se levantaban muros de adobe o tapial. A continuación se realizaba un entramado de postes a intervalos regulares sobre el que se colocaba una estructura de madera que sostenía la cubierta vegetal, dispuesta a una o dos aguas. El interior de los muros se enlucía con barro y paja y el suelo se pavimentaba con arcilla o tierra apisonada. Las viviendas estaban divididas en 3 estancias (de fuera hacia dentro):
  • La primera, a la que se accedía desde la calle por una pequeña puerta, era la más luminosa y se destinaba a actividades domésticas y artesanales (fabricación de vestidos, molienda, etc.)
  • A continuación, la habitación más grande tenía el hogar en el centro o en un lateral y a su alrededor se disponían bancos corridos para descansar y comer. En las paredes se colocaba la vajilla en estanterías y muebles.
  • La última estancia estaba dedicada a almacenar aperos y ser despensa de alimentos.
  • Otras viviendas disponían de pequeños corrales adosados a las viviendas o de bodegas-cuevas bajo el suelo de la primera habitación y con el fin de almacenar y conservar alimentos.
Vivienda numantinaReconstrucción de una títpica vivienda numantina adosada a la muralla
Subir

Economía

Herramientas celtibéricasHerramientas celtibéricas
La economía celtibérica se basaba en la agricultura, la ganadería, la caza, la pesca y la recolección de frutos secos:
  • Agricultura: la pobreza del suelo, la altura y el duro clima la hacían difícil, reduciéndose al cereal de secano (trigo y cebada) y, en menor medida, las legumbres, los frutales y la vid. Las tareas agrícolas se realizan con arado de reja tirado por yuntas de bueyes, hoces para la siega y horcas para la trilla. También se dedicaban a la recogida de frutos secos de los bosques cercanos (nueves y bellotas).
  • Ganadería: era la que representaba la riqueza. Se centraba en las ovejas y cabras (50%), destinadas a la obtención de lana y derivados de la leche; vacas (20%) como fuerza de tracción y para aprovechar su leche, piel, cuero y cuernos; y en menor medida, cerdos (5-10%). Otros animales empleados por los celtíberos son los destinados al arrastre y al transporte de cargas y personas (bueyes, asnos, mulos y caballos). Finalmente, la caza de ciervos, corzos, jabalíes, liebres, conejos, osos y lobos, complementaba la explotación ganadera.
  • Minería: en el Sistema Ibérico se explotaron las minas de plata, plomo, cobre y hierro, destinados todos ellos a la fabricación de instrumentos diversos (armas, utensilios agrícolas y artesanales, adornos, monedas, etc.)

Artistas y Artesanos

Cerámica NumantinaCerámica de Numancia
El arte, la metalurgia, la orfebrería y la alfarería alcanzaron un gran perfeccionamiento con los celtíberos. Los materiales más empleados fueron el barro y los metales, destacando en el manejo de las técnicas de orfebrería y en la calidad de las cerámicas y la pintura con que las decoraron:
  • La cerámica destaca por el uso de la policromía (rojo, negro y blanco), las representaciones geométricas (ondas, líneas, círculos concéntricos) y esquemáticas (hombre y animales) y las escenas de rituales, de seres fantásticos y de las armas, vestimentas, flora y fauna.
  • La metalurgia se concentró en el trabajo del hierro, para la fabricación de utensilios cotidianos (tijeras, azadas, hoces, cuchillos, etc.) y armas (espadas, puñales, lanzas y escudos); y del bronce, destinado al adorno (fíbulas o imperdibles, broches de cinturón, pulseras, placas decorativas o pectorales y brazaletes)
FíbulaFíbula
Subir

La organización social

Guerrero celtibéricoGuerrero Celtibérico
La sociedad celtibérica con el paso del tiempo fue adoptando una estructura más jerarquizada. Al principio se agrupaban en tribus y clanes:
  • Los clanes (gentilitates) agrupaban a individuos unidos por lazos de parentesco o de sangre (antepasado común) que compartían un territorio, unos deberes y derechos y unas prácticas religiosas que obligaban a todos.
  • Las tribus (gentes) eran organizaciones superiores.
Los más privilegiados en estos grupos eran los guerreros, quienes ostentaban el poder político y cuya misión era defender a los demás individuos. Además se establecieron relaciones de igualdad entre los individuos, clanes o tribus a través de instituciones como el hospitium y, más tarde, relaciones asimétricas como la clientela y la devotio (clientela de contenido religioso).
Con el desarrollo de las ciudades, la sociedad celtibérica evolucionó, y el poder político recayó sobre la Asamblea de ancianos (seniores) y la Asamblea de los jóvenes (iuniores). Además aparecen las figuras de los legados o heraldos (enviados para negociar la paz), los magistrados, y los líderes o jefes militares (elegidos por la Asamblea para hacer frente a la guerra).

Lengua y Escritura

La lengua celtibérica es de origen céltico y pertenece a la familia indoeuropea. Se desconoce cuando comenzó a hablarse pero a partir del s.II a.C. comenzó a escribirse. La escritura es semisilábica pero los escasos testimonios existentes impiden que pueda ser traducida completamente. Se empleó en soportes variados, principalmente:
  • Cerámica con grafitos: para aludir a su autor, a su dueño o al lugar de procedencia.
  • Inscripciones en piedra: normalmente de carácter religioso o funerario.
  • Téseras de Hospitalidad: recogían los pactos de hospitalidad (amistad) entre individuos o comunidades. En estas planchas aparecía el nombre de la persona que lo realizaba, los grupos familiares al que pertenecía o la ciudad de procedencia. Se realizaban por parejas, para que cada uno se quedase con una parte
Tésera de HospitalidadTésera de HospitalidadTeseras de Hospitalidad
Subir
Dios CernunnoDios celtíbero Cernunno

Religión y ritual funerario

La religión celtibérica era politeísta. Adoraban a dos grupos de dioses:
  • Dioses pancélticos: adorados por todas las comunidades de origen celta:
    • Lug: es el más importante, el dios del sol.
    • Matres y Epona: divinidades femeninas relacionadas con la fertilidad y la protección de los muertos, respectivamente.
    • Cernunnos: representado con astas de ciervo en la cabeza, es símbolo de inmortalidad y feracidad.
    • Sucellus: asimilado al lobo.
  • Dioses celtibéricos: de carácter local y asociados a elementos y accidentes naturales (lugares de culto: bosques, cimas de montañas, fuentes, ríos, cuevas, etc.).
Cabeza de toroCabeza de Toro
En cuanto a los rituales, podemos conocer los siguientes:
  • Sacrificios animales o humanos realizados por sacerdotes para adivinar el futuro (leyendo vísceras, el vuelo de las aves o los eclipses).
  • Corte simbólico de las manos o de la cabeza para alejar las malas influencias (en la cabeza reside el alma celtibérica).
  • Rituales relacionados con el fuego como elemento purificador y relacionado con el sol (solsticio de verano).
  • Rituales relacionados con caballos y toros.
En un lugar privilegiado se encuentra el ritual funerario, consistente en un doble ritual de enterramiento:
  • El primer ritual, el más común, consistía en incinerar el cadáver con su ajuar en una pira funeraria, recoger las cenizas y restos de huesos, meterlas en una vasija o urna de cerámica y enterrarla en un hoyo junto a los objetos personales del difunto para que le acompañen al más allá. La tumba podía estar señalizada al exterior con una estela o cubierta tumular.
  • El segundo ritual estaba destinado a los que morían en combate. Sus cadáveres se exponían a los buitres (intermediarios entre Dios y los hombres) para que se los comieran y transportasen su espíritu.
IncineraciónIncineración de un celtíbero
Subir
Falcatas celtíberasFalcatas celtibéricas

La Guerra

El armamento celtibérico era de gran calidad y eficacia, normalmente de hierro y tanto ofensivo como defensivo.
Las armas de ataque eran espadas y puñales, caracterizadas por su hoja de doble filo y su empuñadura decorada; lanzas, armas arrojadizas y hondas, frecuentemente de madera de fresno, con longitudes variables y rematadas en punta.
Las armas defensivas eran el escudo o caetra, redondo, de 50 cm de diámetro y de cuero o madera; la mayoría de los cascos eran de cuero salvo los de los jefes que estaban realizados en bronce y adornados; las armaduras y las cotas de malla más empleadas eran los pectorales de discos de bronce.
Escudo de bronceEscudo de bronce
Los celtíberos se organizaban para pelear en grupos de a pie y a caballo (entre el 20 y el 25% del total). La infantería llevaba pertrechos ligeros: caetra, dardo, honda, espada corta y casco. Eran expertos en escalar montañas, ligeros y rápidos. Los caballos celtibéricos eran fuertes y resistentes y estaban adiestrados para hincarse de inmediato.
Jinetes e infantes guerreaban mezclados con una táctica consistente en cambiar rápidamente entre el ataque y la huida, así como la guerra de guerrillas, desarrollada por sorpresa en terrenos de difícil maniobrabilidad (desfiladeros, barrancos, pendientes).
 
 
Subir
 
 
 

IBEROS, CELTAS Y CELTÍBEROS



¿Qué dice la lingüística?
La lingüística marca la división de la península ibérica en dos áreas diferenciadas: una ibérica y otra céltica. Solo se utilizó la escritura indígena en la zona ibérica y dentro de la segunda en el área celtibérica y lusitana, el resto desconoció la grafía hasta que adoptó la latina en época romana. La toponimia y antropónimos muestran la existencia de dos grandes áreas diferenciadas dentro de la Península: los topónimos indoeuropeos terminados en –briga, o los realizados con antropónimos ibéricos en -iscer y -beles, marcan unos limites que coinciden también con el de las leyendas de las monedas, con sufijo –sken para la zona ibérica y –kom, -kos, para la celtibérica.
Respecto a la organización social que se desprende del análisis lingüístico se encuentran vinculados al área céltica la mayoría de los antropónimos Ambatus conocidos, cuya etimología hace referencia al sistema de clientela existente en esta sociedad. De igual forma las tesseras de hospitalidad conocidas (pactos de ayuda mutua entre personas, ciudades y grupos) se circunscriben a la zona nuclear celtibérica y área próximas.
Estas dos amplias zonas diferenciadas parecen mostrar una distinta mentalidad social y religiosa. Podemos plasmar dentro del área peninsular definida como céltica un territorio en el que con toda seguridad habitaban los celtíberos históricos y que se extendería por la zona este de las actuales provincias de Guadalajara, Soria, Rioja y oeste de Zaragoza y Teruel, y que se ampliaría a la zona norte de Cuenca si se acepta incluir las ciudades carpetanas que Ptolomeo cita como celtíberas. Este territorio está sujeto a una variación en razón de los criterios interpretativos a los que se sometan las fuentes históricas, arqueológicas y lingüísticas disponibles.
Los iberos ocuparon la franja mediterránea desde Andalucía Oriental hasta el Languedoc francés, se caracterizan por el uso de lenguas y sistemas de escritura propios, una cerámica a torno ricamente decorada con motivos pintados o el avanzado armamento en el que la falcata ocupaba un lugar representativo. Este pueblo de compleja organización social y territorial se nutrió de los contactos comerciales con otros pueblos del Mediterráneo, como los griegos, fenicios y púnicos.
Iberos y celtiberos son unidades sociales con marcadas diferencias entre sí, lo que no excluye contactos frecuentes entre ambas zonas. En este sentido, cabe señalar la distancia entre las lenguas de ambos pueblos que responden a raíces y tradiciones muy diferentes. Pero, a su vez, cuando la lengua celtibérica comienza a escribirse se utilizan los signos ibéricos; así mismo el mundo ibérico trasmite a los celtíberos la técnica de la pintura geométrica o figurativa de la cerámica. Estos vínculos aparecen arqueológicamente mucho más claros a partir del siglo III a.C.
Es posible que la organización social celtibérica, mucho más igualitaria que la ibérica, con una economía menos intensificada y un territorio con menores recursos productivos, limitó el poder expansivo comercial del mundo colonial y de la propia organización ibérica. Los celtíberos, en este sentido mantuvieron sus diferencias y personalidad étnica y política de una forma activa en relación con sus fronteras orientales, hasta que, a partir de la segunda guerra púnica (218-216 a.C.), como consecuencia de la conquista romana se alteró la situación de los diversos pueblos peninsulares
Los celtas, nombre con el que griegos y romanos se referían a las poblaciones bárbaras del Occidente europeo, asentadas también en amplias áreas de la Meseta, el Norte y el Oeste de la Península Ibérica. Fue un conglomerado de pueblos que compartían determinados rasgos culturales (organización social, religión, lengua, costumbres y cultura material) que pasaron de la Prehistoria a la Historia con la conquista e incorporación al Imperio Romano.
En los inicios del siglo XXI los celtas se presentan como un concepto multiforme que se puede concretar en tres amplias visiones: una académica, otra popular y finalmenta la exotérica. El concepto de celta se ha ido construyendo a lo largo de la historia y su significado ha ido cambiando en ese proceso. Los celtas han sido siempre reinventados (Ruiz Zapatero).
Los celtíberos: ¿Quiénes eran?
El nombre celtibero aparece mencionado por los escritores grecolatinos, como referencia de un territorio que denominan Celtiberia. ¿Pero los celtíberos se veían así mismo como tales?, lo desconocemos.
Para los escritores de los siglos IV y III a.C., la Meseta central era un país de celtas, ya que Timeo (340-250 a.C.) se refiere a la Céltica montañosa. Será en el tránsito del siglo III al II a.C. cuando se empiece a diferenciar en los textos el componente celtíberos, siendo Livio el que los nombra por primera vez, en el año 218 a.C. y más explícitamente Polibio, a partir de este momento, las citas se multiplican.
Diodoro, tomándolo de Poseidonio, da la versión literaria de este componente poblacional: “estos dos pueblos, ibero y celtas, en otro tiempo habían peleado entre sí por causa de territorio; pero hecha la paz, habitaron en común las mismas tierras; después por medio de matrimonio mixtos, se estableció afinidad entre ellos y por eso recibieron un nombre común”. Pero a lo largo de los casi seis siglos, que dura la Cultura Celtibérica, los límites de estos pueblos sufrieron continuos cambios y variaciones.
Será con la guerra de Numancia cuando encontramos una información más depurada sobre pueblos y territorios. En estos momentos hallamos mención expresa a los lusones, arévacos, belos y titos. Una visión de síntesis posterior nos la ofrece Estrabón, que escribe en el siglo I d de C., y para el que la Celtiberia es una región desconocida, de la que existen pocos testimonios y poco seguros, lo que explica la existencia de discrepancias, así algunos la dividen en cuatro partes de las que cita a arévacos y lusones y otros en cinco. También Plinio nos refiere un sentido amplio de Celtiberia, contrastando con la visión más restringida que nos da posteriormente Ptolomeo, quien separa a los arévacos de los celtíberos, penetrando en territorio Olcade y Carpetano.

Regresar a Civilizaciones


CELTÍBEROS
A lomos de la Idoubeda, el país donde nacen los ríos, habitan unos orgullosos e independientes pueblos que hablan una lengua común y comparten una dura existencia. Griegos y romanos les llaman celtíberos pues son pueblos de frontera que aúnan lo mejor de ambos mundos: íbero y celta. No obstante, ellos se invocan a sí mismos con sus propios y altisonantes nombres: belos, titos, lusones, pelendones y arévacos. Sus ciudades principales no son muchas (Numancia, Secaiza, Termancia, Uxama, Turiazu, las Kontrebias y Bilbilis), pero sí soberbias y difíciles de tomar pues se hallan resguardadas por altos muros de adobe, grandes fosos y extensos campos de piedras hincadas ante sus puertas. Los celtiberos se ocupan en la ganadería y, con menor medida, en la agricultura, o la minería de hierro, siendo muy famoso el temple y la flexibilidad de sus espadas. Los hombres se trenzan el cabello o lo recogen en una coleta, como los galos y el sagum, manto de lana oscura abierto por la izquierda y abrochado con una fíbula sobre el hombro derecho, es su prenda nacional. Las mujeres de la celtiberia más extrema prefieren como prenda de amor las manos cortadas de sus enemigos y son las madres quienes, pilar de la tradición, cantan a sus hijos las hazañas de sus abuelos y padres. Estos son pues astutos guerrilleros y consumados jinetes, aunque prefieran luchar a pie. Pero también saben combatir en orden cerrado y su famosa carga en gran cuña es temida por cuantos han osado enfrentarse a pueblos tan bravos y tenaces. Y es que el celtíbero no teme morir bajo la espada, sabe que cuervos y buitres elevarán su alma a los cielos para depositarla a los pies del divino Lug y así serán recordados con honor por todos sus parientes y amigos. Toda guerra que contra ellos se haga, será "Guerra de Fuego" y sus enemigos arderán en ella.
UNIDADES:
Caetrati celtíberos:
Tipo de tropa: infantería ligera.
Habilidades: Bonificación contra carros y elefantes. Disciplina normal. Moral media. Esconderse en bosques.
Capacidades: rápidos y maniobrables. Durante la batalla, ejercen labores de escaramuza delante del grueso del ejército, acosando al enemigo, separando unidades hacia emboscadas y dificultándoles la maniobrabilidad. Luego se retiran detrás de las tropas pesadas, y, en el transcurso del combate, buscan los flancos y retaguardia del adversario antes de lanzar su carga.
En el peor de los casos, cuando si el enemigo rompe las líneas propias de la infantería pesada, empezando ésta la fuga, la infantería ligera podrá cerrar filas detrás de sus compañeros y contener la avalancha en lo que éstos se reorganizan.
El caetrati celtíbero viste coraza de lino y peto lo que le hace estar mejor protegido contra los ataques enemigos, pero reduce su movimiento que el de otros pueblos.
Llevan entre 6 y 10 venablos, que al ser arrojadas alcanzan distancias mayores a los 55-70 metros. El venablo es un arma corta de unos 75 centímetros.
Descripción: El nombre de esta unidad proviene del tipo de escudo que portaba, la caetra, de pequeño tamaño y redondo. Fabricada en cuero o en madera forrada de piel y constituía una protección apta para el combate en formación o en guerrilla.
A pesar del pequeño tamaño de la caetra, era suficiente para proteger adecuadamente el torso del guerrero; quien, además, sabía prevenirse, manejando la caetra con eficacia, contra flechas y piedras. La decoración del escudo servía para diferenciar familias y tribus dentro de un mismo pueblo, así como para reconocer a un guerrero dentro de la lid.
Los caetrati formaban parte de las clases bajas del orden social, en el caso celtíbero con fuerte ligazón a la tierra o la posesión de ganado.

Caetrati numantinos:
Tipo de tropa: infantería ligera.
Habilidades: Movimiento rápido. Experto en esconderse en bosques. Disciplina normal. Moral media. Bonus contra caballería. Bonus contra carros y elefantes. Moral alta.
Capacidades: Armados de larga lanza, y espada recta, aptos para frenar el acoso de la caballería enemiga, y reforzar los flancos del cuerpo general de infantería.
Descripción: “De los Celtíberos mismos, que están divididos en cuatro partes, los más fuertes son los Arévacos, que están hacia el Este y Sur y lindan con los Carpetanos y las fuentes del Tagus. Su ciudad más célebre es Numantia. Los Numantinos enseñaron su valor en la guerra Celtibérica contra los romanos que duró 20 años. Porque muchos ejércitos fueron aniquilados con sus generales y por último los Numantinos murieron por hambre con excepción de unos pocos que entregaron la ciudad.” (Estrabón, Geografía III, 4, 13)
«Guerra de Fuego es llamada la que los romanos hicieron contra los celtíberos. Extraordinaria fue la naturaleza de esta guerra, así como la ininterrupción de sus encuentros. Pues las guerras de Grecia y de Asia suele terminarlas generalmente una sola batalla; raras veces dos; y las mismas batallas suele decidirlas un solo momento, el del primer ímpetu y ataque de las fuerzas. Pero en esta guerra sucedió todo lo contrario. Pues la mayor parte de las batallas las terminaba la noche; y los hombres resistían animosamente sin que sus cuerpos cediesen a la fatiga, sino que desistiendo de retirarse, como arrepentidos, renovaban la lucha. Y apenas el invierno suspendió esta guerra y la serie ininterrumpida de sus batallas. Realmente, si alguien quiere imaginarse una guerra de fuego, que no piense en otra guerra sino en ésta» (Polibio, XXXV, 1).

Guerreros de Termes:
Tipo de tropa: Infantería ligera.
Habilidades:Movimiento muy rápido. Experto en esconderse en bosques. Duros. Disciplina normal. Moral media. Bonus contra caballería. Bonus contra carros y elefantes.
Capacidades: Armados de jabalinas y puñal de antenas atrofiadas. Inician su avance andando, para ir ganando velocidad, al tiempo que balancean el peso de una pierna a la otra. En esos instantes, preparan las jabalinas, que lanzan como una lluvia rápidamente sobre el enemigo, una detrás de otra, para, acto seguido, cuando aún están desconcertados por los proyectiles, caer sobre ellos con el puñal de dos palmos desenfundado, gritando a los dioses, acuchillando el bajo vientre de los caballos, para abatir, una vez caídos, a sus jinetes. Son especialmente letales contra jinetes pesados, carros, e infantería ligera.
Descripción:"Como fuera derrotado a diario en escaramuzas por un enemigo muy inferior, se dirigió contra Termancia –Termes en celtíbero- por considerarlo una tarea mucho más fácil. Sin embargo también aquí cuando trabó combate perdió setecientos hombres y los termantinos pusieron en fuga al tribuno que le llevaba las provisiones, y en un tercer intento en ese mismo día, tras acorralar a los romanos en una zona escarpada, arrojaron al precipicio a muchos de ellos, soldados de infantería y de caballería con sus caballos. Los demás, llenos de temor, pasaron la noche armados y cuando al despuntar la aurora les atacaron los enemigos, combatieron el día entero ordenados en formación de combate con una suerte incierta y fueron separados por la noche.” Apiano, Historia de Roma, Sobre Iberia.

Scutati:
Tipo de Tropa: Infantería pesada.
Habilidades: Duros. Disciplinados. Entrenados. Pueden usar Canto de guerra. Moral alta. Faláricas incendiarias.
Capacidades: Conforman las unidades de infantería pesada más común del ejército. La maniobra típica consiste en formar en rectángulos de unos 25 hombres de frente por 4 o 5 de profundidad, hombro con hombro y medio metro de separación entre líneas. Se pueden sumar lateralmente tantos bloques como de infantería se disponga.
Se sitúan unas formaciones al lado de otras, hasta formar una línea defensiva. Entre cada rectángulo se deja un pequeño pasillo, por el cual pueden circular otros infantes con armamento ligero que primero forman en guerrilla delante de ellos, hostigando con jabalinas o lanzamientos de honda, al enemigo que se acerca.
Una vez el enemigo estaba a menos de 50 metros, los ligeros retroceden por los pasillos, que se cierran creando un único rectángulo de 200 a 2000 hombres de frente.
La infantería de scutum, entonces, avanzará en líneas compactas, armados con las faláricas incendiarías, que serán arrojadas por las diferentes líneas, según su orden de profundidad, sobre el enemigo. Finalmente, se cerrarán los escudos en una muralla. Los de la primera fila aguantaran el empuje, siendo sustituidos cuando caigan o necesiten descansar (cada poco más de cinco minutos), ocupando su puesto el guerrero detrás de él.
Cuando se abría un hueco entre el frente enemigo, se abatirán acuchillando con las espadas de antenas cuanto encontraban a su paso.
Descripción: el nombre de esta unidad viene determinado por el tipo de escudo que portaban: el scutum. Este tipo de escudo era de gran tamaño, de manera que protegía la mayor parte del cuerpo, generalmente oblongo y construido en madera, con un refuerzo metálico en el centro.
El equipo de los scutati no era accesible a toda la población, con lo que este tipo de unidad reuniría a gentes con cierto poder adquisitivo, como por ejemplo propietarios de tierras y ganados, o aquéllos que, por algún motivo, eran financiados por alguien más pudiente. Ser un scutati requería, además, ciertas cualidades físicas de vigor, fuerza y altura.

Lanceati Celtíberos:
Tipo de Tropa: Infantería pesada.
Habilidades: Duros. Disciplinados. Altamente Entrenados. Moral muy alta.
Capacidades: Equipados con cota de malla (lorica hamata), escudo grande y oblongo, una larga espada céltica y una imponente soliferra, los lanceros son una unidad capaz y segura, pese a la lentitud de movimientos que obliga su equipo y formación. Tan aptos para un choque cuerpo a cuerpo como para detener una carga de caballería, podemos encontrarlos tanto en los flancos de la infantería pesada, como entre las líneas de scutati, dispuestos a reforzar sus posiciones.
Forman en rectángulos de unos 30 hombres de frente por 5 de profundidad, hombro con hombro y medio metro de separación entre líneas.
Descripción: Los lanceros son escogidos entre los scutati más capaces y fuertes, dado que su labor consistirá en tareas de aguante especialmente comprometidas y arremetidas para superar difíciles posiciones defensivas del enemigo, donde deberán desalojarlos metro a metro, paso a paso, abriendo huecos con las largas soliferras, y ensartándolos con las espadas célticas, en un camino constante hacia la gloria o la perdición.
No es una unidad de elite, con lo que su abuso puede crear huecos en nuestras filas difícilmente reparables, pero es una unidad segura, lista para aguantar cuanto se le eche encima.
Su equipo tiene influencia céltica como puede apreciarse; una influencia oportuna para su uso en el campo de lid y el mejor aprovechamiento de sus cualidades.
"Los celtiberos consideran un honor morir en el combate y un crimen quemar el cadáver de un guerrero así muerto, pues creen que su alma remonta a los dioses del cielo al devorar el cuerpo yaciente el buitre”. Silio Itálico “Púnicas” 3, 340,343

Devotos Celtíberos:
Tipo de tropa: Infantería pesada de elite.
Habilidades: Muy duros. Disciplinados. Entrenados. Moral excelente. Canto de Guerra. Elite.
Capacidades: Protegidos por una coraza de lino y un peto de metal, y armados con una larga espada de antenas y por proyectil una soliferra, los devotos celtíberos son una de las unidades más poderosas de los celtíberos. Temibles en el combate cuerpo a cuerpo, empujan, como los scutati, con su enorme scutum, mientras su espada busca la carne de sus enemigos. Son idóneos para guiar el centro de las líneas de infantería pesada, o reforzar los puntos más vulnerables.
Su alta moral garantiza que no huirán mientras no lo haga el general del ejército a quien se han consagrado, quien los ha equipado y mantiene, dispuestos a morir hasta el último si éste perece.
Descripción: "Se entiende por devotio la consagración de la propia vida a un jefe, en virtud de fórmulas mágico-religiosas. En el concepto de la devotio entran dos elementos: uno de carácter religioso, según el cual, ciertas divinidades, probablemente infernales, se contentarían con la muerte del devotus a cambio de la del jefe; y un segundo elemento, de carácter meramente social, que la relaciona íntimamente con la clientela militar. La devotio es una forma de la clientela militar hispana y tenía por objeto exclusivo la guerra. El suicidio de los devoti, cuando muere el jefe, se explica porque la muerte es la única forma de expiar el delito de no haber protegido suficientemente al patrono." [J. M. BLÁZQUEZ MARTÍNEZ]
"Siendo costumbre entre los hispanos que los que hacían formación aparte con el general perecieran con él si venía a morir, a lo que aquellos bárbaros llamaban consagración”, Plutarco, Vida de Sertorio.

Guardia de Neito:
Tipo de Tropa: Infantería pesada de elite.
Habilidades: Disciplinados. Entrenados. Moral excelente. Elite. Dan miedo. Furia Berseker.
Capacidades: Protegidos cota de hierro de escamas, casco de bronce y un gran escudo redondo característico entre los celtíberos, son hombres que destacan por su corpulencia y su arrojo en la batalla; son elegidos del dios Neito.
Blanden dos faláricas que lanzan antes de entablar combate cuerpo a cuerpo, durante el cual se abren paso con una espada larga, conocía como una variante local de la Espada de La Tene.
Su escudo es grande, pero no presenta la forma del scutum, por lo que su cometido no es el de formar una muralla de escudos, sino el de proteger el cuerpo de proyectiles y armas blancas mientras avanzan, siempre la vista clavada en el enemigo, sin detenerse, a sabiendas de que no deben encontrar el hueco, sino hacerlo.
Descripción: En celta “neto” significa guerrero, y Neito se asocia al dios de la guerra. Estrabon dice que aparece como un Marte con rayos. Se asocia con el dios Netón de otros pueblos.
Los guardianes de Neito son consagrados a la divinidad, que protegen y difunden su culto. La guerra no puede separarse del ser humano, estos hombres lo llevan a su máxima expresión ligando vida y guerra en un solo significado. Se entrenan constantemente para sobresalir en las artes bélicas y destacar ante su dios, elevan su valor y espiritualidad con complejos ritos iniciaticos. No tienen miedo y están muy capacitados. Su mirada abrasadora, su sepulcral silencio y su carga a despecho de la vida, causan terror en sus enemigos.

Jinetes ligeros:

Tipo de Tropa: caballería ligera.

Habilidades: Movimiento rápido. Se esconden en bosques. No entrenados. Impetuosos.
Capacidades: Maniobrables y rápidos, los hostigadores representan una fuerza eficaz de acoso a las líneas enemigas mientras avanzan. Son, también, unidades precisadas para acciones de emboscadas como señuelos, o para acosar las tropas de proyectiles del enemigo.
Se desplazaban en formaciones entre 100 y 200 hombres sobre los puntos intermedios del movimiento del ejército adversario arrojando una lluvia de tragacetes (jabalinas cortas) sobre ellos. Usando después los puñales y espadas de antenas para cargar sobre las unidades que quedaban aisladas o aquéllas que protegían el bagaje.
Históricamente su uso más preciado ha sido atacando las rutas de suministro de las tropas adversarias, causándoles grandes estragos y carestías.
Descripción: Montan al estilo clásico (a horcajadas) sobre el típico caballo íbero: cabeza grande, perfil convexo, cuartos estrechos, canon corto y crin puntiaguda.
Los jinetes aprovechaban las inmejorables características de los caballos de la Celtiberia, que pasaban por ser los más ágiles y rápidos de los conocidos según Estrabón, adiestrándolos a subir por fuertes pendientes y a hincarse o detenerse de inmediato cuando convenía. Por montura utilizaban una ancha cinta o estera, cabalgando sin estribo ni espuela, como se aprecia en las representaciones en cerámica y monedas; no obstante en las necrópolis celtibéricas son frecuentes los bocados y los frenos.
“Los celtiberos cortan las cabezas de sus enemigos muertos en el combate y las cuelgan de los cuellos de sus caballos” Diodoro de Sicilia 5, 9, 5

Caballería bela:

Tipo de Tropa: caballería pesada.

Habilidades: Puede formar cuña. Moral: muy buena. Disciplinados. Elite. Entrenados.
Capacidades: Usan tácticas de flanqueo, actuando en sucesivas cargas cerradas. Cargan en líneas con la lanza de casi dos metros, y, usada ésta, echaran mano a la falcata, de mayor tamaño que la de los infantes por luchar desde una montura, para el combate cerrado. Una táctica usada es la de concentrar el ataque sobre un punto concreto de las líneas adversarias a fin de quebrar sus filas. Si una primera carga no surtía efecto, era seguida de otras con intervalos para descansar. Son especialmente eficaces para romper formaciones compactas de infantería pesada.
Jinetes e infantes iban mezclados a la guerra, utilizando la táctica que los romanos denominaron "concursare", que consistía en cambios rápidos de ataque y huida, es decir, guerra de guerrillas, que conlleva actuación por sorpresa y en terrenos de escasa maniobrabilidad para un ejército grande. Los jinetes cuando era necesario auxiliar a la infantería, desmontaban y actuaban como tales; a veces también el jinete iba acompañado de un soldado de a pie. Solamente en momentos difíciles se agrupaban en columna en forma de cuña.
Descripción:En cuanto a las armas algunos celtiberos usan escudos ligeros como los galos y otros circulares (...) Sus espadas tienen doble filo y están fabricadas con excelente hierro, también tienen puñales de un palmo de longitud. Siguen una practica especial de fabricación de sus armas pues entierran laminas de hierro y las dejan así, hasta que con el curso del tiempo el oxido se ha comido las partes mas débiles quedando solo las mas resistentes (...). El arma fabricada de esta forma descrita corta todo lo que pueda encontrar en su camino, pues no hay escudo, casco o hueso que pueda resistir el golpe dada la extraordinaria calidad del hierro (..)” Diodoro de Sicilia 5, 33

Lanceati pelendones:

Tipo de Tropa: caballería pesada.

Habilidades: Puede formar cuña. Moral: buena. Impetuosos.
Capacidades: Equipados con una lanza de cerca de 2,5 metros, buscan abrir brechas entre las líneas cerradas de infantería, siendo especialmente eficaces contra la infantería pesada, donde la potencia de su carga y el tamaño de las lanzas les permite sortear la muralla de escudos y sembrar desconcierto. Portan un escudo ovalado, más pesado que el de los caetrati, pero más apto para detener los golpes desde abajo. Sobre los hombros llevan la piel de un lobo gris, con el que se sienten identificados y del que sienten recibir energía y ferocidad. En última instancia, si el combate llegase a requerirlo al ser desmontados o perdida la lanza, echaran mano al puñal biglobular que portan al costado. No obstante, esta es una unidad de choque y retirada, un ariete sobre el enemigo que debe ser rápidamente retirado, no está preparada para el combate prolongado donde sería diezmada.
Jinetes e infantes iban mezclados a la guerra, utilizando la táctica que los romanos denominaron "concursare", que consistía en cambios rápidos de ataque y huida, es decir, guerra de guerrillas, que conlleva actuación por sorpresa y en terrenos de escasa maniobrabilidad para un ejército grande. Los jinetes cuando era necesario auxiliar a la infantería, desmontaban y actuaban como tales; a veces también el jinete iba acompañado de un soldado de a pie. Solamente en momentos difíciles se agrupaban en columna en forma de cuña.
Descripción: Los pelendones son un pueblo pastoril que habita al norte de los arévacos. Representan una cultura castreña con fuertes contactos con los pueblos más al norte, como cántabros y astures.
"El curso del Durius, uno de los mayores de Hispania, nace junto a los pelendoni y pasa cerca de Numantia". Plinio, Naturalis Historia.

Honderos:

Tipo de Tropa: infantería de proyectiles.

Habilidades: Movimiento rápido. Se esconden en bosques. Vulnerables frente a caballería.
Capacidades: La honda es un arma auxiliar usada para hostigar y tratar de desorganizar las líneas enemigas al comienzo de la batalla.
Al comienzo de la batalla, comenzaban su actuación a la prudente distancia de 50 metros, lanzando una lluvia de piedras que obligaba al enemigo a protegerse con sus amplios escudos y detenerse, impidiendo su progresión; facilitando por tanto el posicionamiento ventajoso de los aliados.
Cuando la situación se tornaba más comprometida, los honderos se reiteran, protegiéndose tras las líneas de infantería pesada, o buscando cumbres o colinas desde los que seguir acosando al adversario.
Los honderos también actuaban, cuando la lid se tornaba en contra, para cubrir la retirada ante el acoso de la caballería ligera, contra quien las piedras eran especialmente dañinas.
Descripción: Los honderos poseen un equipo barato y accesible, por lo que es fácil para cualquier general obtener buen número de ellos sin demasiado esfuerzo. El carácter hispano y el accidentado relieve de la península, ha hecho de la honda un arma tan eficaz como temible, y de frecuente uso, lo que dotaba a los honderos del país de una habilidad especial cuyo máximo exponente fueron los honderos baleares, de notoria fama.
Los honderos pertenecían a las clases más marginales, encontrándose entre pastores y cazadores los más hábiles en esta práctica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

TUS COMENTARIOS